VIRGEN PEREGRINA POR LA RECONCILIACION Y LA PAZ

0

Texto: Claudia Diaz Jiménez.

Fotografía: Juan Carlos Reyes/Pedro Antonio Ricárdez Vela

Madre prudentísima… ora prono bis

Madre amada … ora prono bis

Rosa mística … ora prono bis

Refugio de los pecadores… ora prono bis

Se escucha el clamor de la gente que acudió ante la Virgen de Juquila para pedir por la paz y reconciliación en Oaxaca, a la iglesia de Guadalupe, en el último día de su peregrinar por la zona del centro de la ciudad de Oaxaca.

Mientras los escuchaba, recordé las palabras que hace tiempo pronunció el nuncio apostólico Christopher Pierre, en la ceremonia de su coronación: ¿ Porqué coronamos a María? Porque necesitamos cambiar nuestras mentes y nuestros corazones para aprender a pensar, sentir y actuar según Jesús.

Acompañada de la banda de Música Antequera y la presencia de los files de las parroquias de la Sangre de Cristo, Consolación, Catedral, Carmen Alto, San Juan de Dios, Cristo Rey, Marquesado y Patrocinio, la virgen recorrió nuevamente las calles para ser entregada al canato norte, donde recorrerá las periferias de la ciudad.

Demos la oportunidad de avanzar hacia un Oaxaca mas humano, continuaba en mi mente el nuncio, un Oaxaca que se construya a partir de la paz, el amor, la justicia y la libertad.

Durante su paso todo es fe, cantos y plegarias, los vecinos de las calles abren curiosos sus puertas, unos para verla pasar, otros para hacer sus peticiones, algunos mas para elevar una plegaria.

Decidámonos todos a no ser solo observadores, sino actores para la reconciliación y la paz, la coronación de la virgen, en momentos difíciles, ha de suponer un estimulo fuerte para la transformación de la sociedad y del mundo…

Fue hospedada en algunas casas del centro y a las ocho de la mañana iniciaba su recorrido por calles y negocios, donde la gente fervorosa la recibía “que la paz sea posible en Oaxaca, era la petición general”.

La coronación no puede acabar hoy, la corona más agradable a la santísima virgen es vernos unidos, nos quiere reconciliados, permitamos que sea a través del camino de la fe, recuerdo que así terminó el nuncio aquel día de octubre.

Llevada en hombros por mujeres y hombres de las parroquias del centro, terminó su recorrido en el lugar donde el canato norte ya la esperaba, la banda no se hizo esperar, los cuetes tronaban en el cielo, los aplausos fueron muchos también las lagrimas y las oraciones, ahora la virgen estará en las periferias llevando el anuncio de la paz.

Santa María. Ruega por nosotros
Santa Madre de Dios. Ruega por nosotros
Santa Virgen de las Vírgenes. Ruega por nosotros
Madre de Cristo. Ruega por nosotros
Madre de la Iglesia. Ruega por nosotros
Madre de la divina gracia. Ruega por nosotros
Madre purísima. Ruega por nosotros
Madre castísima. Ruega por nosotros
Madre virginal. Ruega por nosotros
Madre sin corrupción. Ruega por nosotros
Madre inmaculada. Ruega por nosotros…
fragmento de Letanías del Santo Rosario.

Fotografía: Pedro Antonio Ricardez.

 

 

Compartir el Artículo.

Deja un comentario