VESTUARIO DE LA DANZA DE LA PLUMA.

0

Texto: Claudia Díaz Jiménez.

Fotografía: Pedro Antonio Ricárdez Vela.

La parte más sobresaliente del traje de la danza de la pluma es, en definitiva, el penacho, tiene una base de hojalata que se llama corona, en la que están grabados jeroglíficos, en ella se monta un armazón de carrizo y en el van las plumas de guajolote en forma de semicírculo y es adornado con espejos grandes de hojalata, listones y en el contorno van distribuidos siete gallitos (que son pequeños manojos de plumas) y cinco más en la parte inferior y de un lado y otro cerca del rostro dos borlas de algodón. El penacho es sujeto a la cabeza con un barbiquejo (que es una cinta tejida de telar).

_92A4214

Llevan también una camisa de terciopelo en cuello v y mangas abombadas que va encima de una camiseta de manta blanca de manga larga. En el pecho llevan un corazón de tela con aplicaciones de encaje, éste significa el sacrificio de los guerreros por su patria. (También hay que recordar que el corazón era una ofrenda a los dioses en los sacrificios que realizaban en la época prehispánica).

_92A4206

Usan una capa, la tela tipo religiosa con encajes alrededor, el calzón es de manta con aplicaciones en tela religiosa que es colocada siguiendo los tiempos litúrgicos, el primero es verde que simboliza el tiempo ordinario, el segundo es morado que es la penitencia, el tercero es blanco que es para ceremonias religiosas y el último, el rojo que son las festividades.

También portan un mandil de tela religiosa con aplicaciones de galón y fleco al contorno (el mandil simula el taparrabo que se usaba en la época prehispánica). En la mano derecha llevan una sonaja de hojalata que simboliza el arma y en la izquierda una macana que representa el escudo, pintados con los colores de la bandera mexicana, en las muñecas van unas mascadas.

_92A4210

Los huaraches que usan denominados cactli son de cuero y son de dos piezas, una para sostener el empeine y otra para el talón, unidas por una cinta de cuero.

Más acá de la música y la danza,
Aquí, en la inmovilidad,
Sitio de la música tensa,
Bajo el gran árbol de mi sangre,
Tú reposas. Yo estoy desnudo
Y en mis venas golpea la fuerza,
Hija de la inmovilidad.

Fragmento de Raíz del hombre, del poeta Octavio Paz.

 La cita es en la ciudad de Oaxaca, para admirar estos maravillosos trajes, orgullo de los Valles Centrales.

Compartir el Artículo.

Deja un comentario