POSADA EN TEOTITLAN DEL VALLE

1

Texto: Claudia Díaz Jiménez.

Fotografía: Pedro Antonio Ricárdez Vela.

B92A0161

El amanecer visto desde el cerro de Teotitlán del Valle es un espectáculo maravilloso, la gente en la casa del mayordomo inicia los preparativos para la llegada de los peregrinos.

El chocolate de agua se sirve ya en charolas con cinco panes de yema, también se sirven frijoles, chicharrón, salsa y las tlayudas para cada persona.

_92A9874

Las mujeres desde temprano dan vida a las cocinas batiendo el chocolate en jarros, preparando el atole, los frijoles, desvenando los chiles, moliendo el miltomate, colocando en enormes ollas la preparación para el téjate, otras mas desmenuzan el pollo, el perejil, algunas mas separan las hojas para los tamales que se repartirán en la tardecita con la llegada de los peregrinos.

_92A0111

El caldo de res y el chicharrón también se preparan en enormes cazos para repartir a la gente que llega.

Todo es alegría, cooperación, sazón, las señoras mas grandes prueban los guisos y dan consejos.

La leña cruje en los anafres y se escuchan platicas en zapoteco, mientras el téjate es repartido y con ese sabor exquisito que refresca el paladar, la espera de María y José es aun mas alegre.

_92A0103

Algunas personas regresan a sus casas llevándose una jarra de atole, su frijol, sus panes en recipientes de platico

Los hombres por su parte, en la madrugada, han ido a recoger al cerro la flor navideña que se siembra especialmente en esta época para decorar el altar y le quitan las hojas para dejar la pura flor y forman también racimos de poleo que será repartido para ir por los peregrinos.

El aroma del poleo invade los espacios como espíritus ancestrales que guían esta tradición tan antigua – “El poleo significa unión”- me dicen – “Sin poleo, no hay fiesta.”-

Unos mas cortan y lijan los carrizos mientras esperan la llegada de los sacristanes, que son los que están autorizados para realizar el altar.

_92A9907

La gente regresa a la casa trayendo consigo el azúcar que es recibido y besado por los anfitriones de la casa y que es utilizado en la elaboración del téjate. Antes de regresar a sus casas se le entrega a cada persona su masa de téjate para que puedan prepararlo también en sus casas.

_92A0140

Los sacristanes llegan a medio día e inician la elaboración del altar como lo manda la tradición: El mas bello altar tupido de flor navideña con arcos de carrizo, techo de poleo y se le incrustan elementos como manzanas, piña, elote entre otros que significan la petición de buenas siembras y que haya trabajo y salud para las familias.

_92A0179

Al termino del altar, mientras la rueda Catarina truena en los aires, es servido el caldo de res, el chicharrón, los biuses, las tlayudas; ya se siente mas cercana la llegada de José y María.

A la caída de la tarde, todo esta listo, el anfitrión se dirige al lugar donde están los peregrinos para llevarlos a su casa, en el cielo truenan los cuetes lejanos entre constelaciones de estrellas, todo es silencio y espera.

Poco a poco los cuetes se hacen mas cercanos, crisantemos de luz se confunden con las estrellas, se escucha el sonido de la chirimía anunciando ya la llegada, una banda de música encabeza el cortejo, los sacristanes cargan faroles, los acólitos las cruces, el comité de la iglesia camina cerca del anfitrión que con fervoroso animo precede a los peregrinos, la gente camina también con sus ramos de poleo y sus velas de concha encendidas iluminando el trayecto, cuatro señoritas cargan en hombros a los peregrinos en señal de promesa, otra banda de música los sigue atrás, todo es rezo, petición, música triste que nos recuerda el trayecto de los peregrinos, el cansancio de María, la preocupación de José por el niño Jesús que esta por nacer, su congoja por encontrar un sitio donde cobijar a su familia.

_92A0239

A la llegada de los peregrinos a la casa los cuetes no cesan, el cielo es una estela de luces brillantes, una banda se coloca en el interior de la casa, otra acompaña a los peregrinos y a la gente afuera, todo es silencio, solo se escuchan los salmos tocados por la banda.

La música que acompaña a los peregrinos es suave, como un salmo que suplica posada, la música que le responde en el interior de la casa tiene notas rápidas como rechazando la petición de los peregrinos, la gente espera con velas encendidas, meditando,  de pronto, las puertas se abren y una música llena de alegría se escucha sonar en ambas bandas que se vuelven una sola.

La gente se lleva sus tamales y su atole de regreso a su casa, solo han acompañado a los peregrinos, el ahuehuete del pueblo inicia el rosario, el anfitrión y los invitados velaran la noche entera.

La gente se acerca con flores a ver a los peregrinos en el altar, todo es silencio, solo los murmullos de rezos y suplicas se escuchan sutilmente.

_92A0409

El comité de la iglesia se reúne junto al altar para dar la bienvenida a los peregrinos a la casa, mientras una mujer suplicante pasa una flor por las manos, por la frente, por los pies de los peregrinos pidiendo un milagro.

Ya que ha llegado el tiempo

En que de nacer había,

Así como desposado

De su tálamo salía,

 Abrazado con su esposa,

Que a la sazón allí había,

Los hombres decían cantares,

Los ángeles melodía,

Festejando el desposorio

Que entre tales dos había,

Pero Dios en el pesebre

Allí lloraba y gemía,

Que eran joyas que la esposa

Al desposorio traía,

Y la madre estaba en pasmo

De que tal trueque veía:

El llanto del hombre en Dios,

Y en el hombre la alegría,

Lo cual del uno y del otro

Tan ajeno ser solía.

Romance del Nacimiento de San Juan de la Cruz.

 La cita es en Teotitlán del Valle, un pueblo mágico que conserva intactas sus tradiciones ancestrales, para llegar saliendo del centro de la Ciudad de Oaxaca se encuentra en el km 28 de la carretera federal 190 y harás un tiempo aproximado de 25 minutos para llegar.

Existen diferentes opciones para llegar puede ser en camión saliendo de la central de abastos, en microbús o bien en automóvil, tomas la carretera 190, vas a pasar el Tule, la planta de PEMEX , Teitipac, San Juan Guelavia, Macuilxochitl y en el km 28 encontraras un letrero enorme que dice Teotitlán del Valle. Te encantará.

Compartir el Artículo.

1 comentario

  1. Que hermosa tradición de las posadas en este pueblo mágico de Teotitlàn del Valle, no cabe duda que cada dia aprendemos màs, en honor a la verdad no conocía esta costumbre de celebrar las posadas, felicidades a los investigadores y narradores de esta tradición, gracias por compartir!

Deja un comentario