LOS ROSEROS DE SAN JUAN CHILATECA

0

Texto: Claudia Díaz Jiménez
Fotografía: Pedro Antonio Ricárdez Vela.

Esta en una tradición con aproximadamente doscientos años de antigüedad, que se lleva acabo en algunos pueblos de los valles centrales como Ocotlán de Morelos, San Juan Chilateca, San Dionisio, Santiago Apóstol, San Pedro Apóstol entre otros.

Layu realizó un recorrido en San Juan Chilateca para mostrarte parte de esta mágica y antigua costumbre que se ha conservado a través del tiempo.

-Los roseros son un grupo de jóvenes que hacen una promesa o son invitados por el mayordomo, todos son muy devotos del niño Dios- me explica Don Aquilino Díaz- y que se quedan a dormir en el cerro una noche, es un cerro al lado de San José la garzona, obtienen el permiso con anticipación para entrar en la zona de sierra que hay ahí, al otro día temprano, llegan al pueblo con los arboles de pino que han escogido y cortado, las madrinas los esperan en casa del mayordomo para adornarlos.

_92A0438

Una vez que la madrina adornó el árbol, le coloca una banda decorativa al rosero y este le entrega un racimo de flor llamada rosa del niño que únicamente se da en esta época del año y también el poleo.

B92A0471

La flor también es utilizada para adornar el nacimiento del niño Dios que se pone en casa del mayordomo y que es de tamaño natural.

Después, salen a recorrer las calles del pueblo bailando alegremente las ramas decoradas al son de la banda, acompañados de la madrina, la gente del pueblo también los acompaña y van cuidando a los roseros en su camino hasta llegar a la iglesia, ya que las ramas son muy pesadas.

_92A0595

Suenan los cuetes y las campañas repican sin parar con su llegada, los roseros se colocan en filas en el atrio de la iglesia, han venido por el niño Dios para llevarlo a casa del mayordomo, para colocarlo en el nacimiento que ha sido preparado especialmente para el.

La banda de música sigue sonando, los roseros bailan mientras las madrinas avientan dulces por todos lados.

_92A0581

Muchos niños vestidos de pastores, también esta el niño del tambor, ángeles, José y María todos arrullan al niño, después salen de la iglesia entre cantos, veladoras e incienso llevando al niño en brazos, atrás de ellos se colocan los roseros que continúan bailando alegremente las ramas al son de la banda.

_92A0676

Veinticinco arboles se quedan en la iglesia decorando su interior, los demás decoran el nacimiento del niño Dios, que será arrullado por la gente del pueblo toda la noche del 24.

_92A0991

También una banda acompañada por la gente del pueblo sale a recoger a los peregrinos a la casa donde fue la ultima posada, el ambiente es muy alegre, la gente coopera y participa en la festividad, se forman distintos comités para ayudar en la fiesta y le sirven de comer a toda la gente que llega a la festividad.

Vamos pastores, vamos,
Vamos a Belén
A ver a ese niño
La gloria del Edén.
¡Ese precioso niño!
Yo me muero por El,
Sus ojitos me encantan,
Su boquita también,
El padre lo acaricia.
La madre mira en Él
Y los dos extasiados
Contemplan aquel ser
Contemplan aquel ser.
Un establo es una cuna,
Su casa es un portal
Y sobre duras pajas
Por nuestro amor está.
Allí duerme el niñito
Junto a un mulo y un buey,
Y bien cobijadito,
Con un blanco pañal.
Con un blanco pañal.
Fragmento del villancico popular llamado vamos pastores, vamos.

La cita es en San Juan Chilateca donde la calidez de la gente te hace sentir parte del lugar, para llegar, en vehículo propio tomas la carretera 175, en el camino pasaras San Bartolo Coyotepec, San Martin Tilcajete, Santo Tomas Jalietza entre otros, tiempo aproximado 35 minutos, también existe la opción del taxi colectivo que sale de la central de abastos o bien la suburban que sale del centro de la Ciudad. ¡ En definitiva, es una tradición que no te puedes perder!

 

Compartir el Artículo.

Deja un comentario