LA CHILENA Y EL BAILE DE PINOTEPA NACIONAL

0

Texto: Claudia Díaz Jiménez.

Fotografía: Pedro Antonio Ricárdez Vela.

_92A5506

La chilena es el son mexicano que llegó del mar, mezcla de baile ardiente y versos de amor, despecho y picardía, en las costas de Oaxaca y Guerrero.

Pregúntale a las mujeres

Que han probado este chilito

Soy como el chile costeño

Que les abre el apetito

Si tu quieres comprobarlo

Ya verás que rico pico.

 Suena la música, gritos y silbidos se escuchan por doquier, ellos, agitan pañuelos en el aire con su entrada al escenario como si fueran pájaros al vuelo en diversos colores, el zapateado resuena vigoroso, las mujeres con movimientos cadenciosos lucen coloridas faldas de raso o satín adornadas con holanes, las extienden, las muestran como abanicos abiertos que se mezclan, que se intercalan, altivas portan sus blusas bordadas en chaquira y sus cabelleras están trenzadas con listones de colores, aretes y cadena de oro las adornan, los hombres todos de blanco y sombrero de palma, agitan sus paliacates rojos, seguros, arrogantes, atrevidos, vienen de la costa chica, de Pinotepa Nacional para bailar sus chilenas.

_92A5487

Las babosadas que dices

Me están provocando risa

A mi me gusta lo bueno

Y saborearlo sin prisa

El tuche es para los perros

Yo como carne maciza.

-En la casa de la cultura de Pinotepa se aprende a bailar desde muy chicos- me dice Karla-ya para representaciones importantes como la Guelaguetza, existe un comité de autenticidad que se encarga de revisar que el vestuario sea el original, que el peinado sea el correcto, las alhajas también, que la zapatilla tenga la altura adecuada, que tengan el porte, en fin todo-.

 Agua le pido a mi Dios

Pa´regar un plan que tengo

Me quiero casar con dos

Pero con que las mantengo

Solo que coman zacate

Como una mula que tengo

La gente no puede dejar de mirar este baile, no podría definir exactamente que es lo que hipnotiza, los colores de las faldas, la cadencia de su ritmo, la sensualidad que desbordan y que parece inundar el ambiente, su belleza o esa actitud bullanguera que contagia, que levanta el animo, de pronto la música se detiene, una pareja se acerca al público que embelesado espera, el hombre eufórico, atrevido recita el verso pícaro, una provocación que termina con un grito que desfoga la emoción contenida, la mujer con la mano en la cadera le contesta provocando la agitación de los demás bailarines que gritan y silban en señal de aprobación, la música vuelve a sonar y el zapateado es mas vigoroso, los espectadores miran asombrados, otros ríen animados mientras algún recatado mira para todos lados aguantándose la pena.

Yo comeré zacate

Y tu las pencas del Maguey

Así quedamos parejos

Yo de mula, tu de buey

El origen de la Chilena es sudamericano, fue traído a México por navegantes de la República de Chile, diversos estudios concluyen que las principales puertas de entrada de este ritmo pudieron ser Acapulco, Minizo, Pinotepa y Huatulco y pudo haber sido debido al trafico comercial de barcos sudamericanos, algún posible naufragio de algún buque chileno o bien la presencia de soldados de la armada chilena para apoyar el movimiento de independencia en México.

Soy el toro mas fuerte

De toda esta gran región

No hay vaquilla que quede triste

Si a todas les doy pasión

En la noche no te escapas

Te daré tu refregón

Su antecedente más cercano es “la cueca” que es una danza tradicional de Argentina, Bolivia, Chile y Perú, pero a diferencia de estos países en México hizo contacto por primera vez y  fue adoptada por la raza negra que habitaba las costas y fueron ellos los que la transformaron al combinarla con sus propios sones y después fueron los arrieros los que desempeñaron un papel muy importante al difundirla por diversos rumbos de la costa y la montaña.

Aviéntate al ruedo negro

Demuestra que no le sacas

Toréate a esta vaquilla

Que te viene dando lata

¡tu presumes de ser toro

pero me resultaste vaca!

-Antes de subir al escenario- me explica Karla sonriendo- los hombres se toman su mezcalito para agarrar valor, en Pinotepa es motivo de orgullo representar a tu tierra, la familia viene contigo para verte bailar, los mas aventados son los que se acercan a micrófono para decir los versos, pero estos se dicen únicamente en el son de la indita- concluye.

El baile esta conformado por desplazamiento laterales o circulares que simulan el inicio de un cortejo, un cruce señalado por el hombre con su paliacate que significa el asedio amoroso y al final un zapateado vigoroso al parejo que realiza el hombre y la mujer y que simboliza el acto sexual.

Me metieron a la cárcel

Sin tener ningún delito

Por una papaya grande

Que pico mi pajarito

Mentira, yo no hice nada

Ya tenia el agujerito

Yo lo único que hice

Fue agrandárselo tantito

El jarabe (genero español que ya se encontraba en México) se integró a la chilena formándose los llamados “juegos” que consisten en la imitación del animal que le da el nombre, entre ellos se encuentra el juego del palomo, la vaca, el chandé, el panadero, el pato, el toro rabón, el zanate, la calandria entre otros.

-El baile se abre y se cierra con el tema de Pinotepa y de ahí se van alternado los juegos, en la vaca por ejemplo el hombre torea a la mujer y el juego termina cuando ella lo tumba, o el juego del pato en el que se representa el cortejo de estos animales que culmina con la simulación el apareamiento que se cubre con el zarape- me explica Karla.

Por debajo corre el agua

Y corre bastante fría

Que pensaste muchachito

Que de veras te quería

Nomas te estaba haciendo pendejo

Mientras el otro venía.

La cita es en Pinotepa Nacional y en general en la costa oaxaqueña, ahí no hay fiesta sin chilena, en ella la gente baila el zapateado revoloteando el pañuelo y lazando versos al aire que la mujer orgullosa contesta. Es todo un espectáculo de ritmo y color que no te puedes perder.

Compartir el Artículo.

Deja un comentario