EL SEÑOR DE LAS COSECHAS EN SAN ANTONINO CASTILLO VELASCO.

0

Texto: Claudia Díaz Jiménez.

Fotografía: Pedro Antonio Ricárdez Vela.

_92A9779

La Heroica Villa de San Antonino Castillo Velasco, está ubicada en la región de los Valles Centrales, en el distrito de Ocotlán, se llamó San Antonino por San Antonino Obispo y Castillo Velasco por el Ilustre político liberal José María Castillo Velasco, fue declarada Villa el 12 de diciembre de 1889.

En San Antonino el domingo de ramos es una ocasión que se vive de manera muy especial.

Cuenta la historia que Jesús, cuando llega a Jerusalén para celebrar la pascua, le pidió a sus discípulos traer un burrito y lo montó.

Son las diez de la mañana, en San Antonino ya se siente, en todas partes, el ánimo de la gente que prepara ya, lo mejor de sus cosechas, para llevarlo al panteón, donde San Salvador, en su burrito, está siendo preparado para la procesión, mientras las señoras del pueblo regalan las aguas de sabor para refrescar, por el calor que se hace más intenso.

Antes de entrar a Jerusalén, la gente ponía mantos y ramas por el camino, como se acostumbraba en esa época saludar los reyes.

Entre ajos, cebollas, betabel, uvas, limones, chiles, naranjas, pan, las hierbas para el mole, los chiles de agua entre otros, ya se mira a San Salvador, listo para iniciar la caminata, la gente fervorosa se le acerca con sus canastos de verdura, de fruta, las gallinas, el guajolote, el chicharrón, los chivos, la Jamaica, las flores… el padre bendice las palmas, doce jóvenes de la región vestidos de apóstoles, descalzos, también lo acompañan.

_92A9860

Los que iban adelante y detrás de Jesús gritaban “¡Bendito el que viene en nombre del Señor! ¡Hosanna en las alturas!”

A las once de la mañana San Salvador avanza cargado en hombros por veinte hombres que se esfuerzan, que sudan, que ofrecen su fe, la gente lo sigue con sus ofrendas en brazos, pidiéndole al santo que bendiga su trabajo, que les de abundancia en sus cosechas, que bendiga la tierra que trabajan, los animales que producen… Entre cosechas , animales y palmas, entre olor a incienso y pétalos de rosas que se riegan en el camino por el que pasa el santo, la gente canta, reza, pide…

_92A9893

Jesús entra a la ciudad más importante y capital de su nación y mucha gente, niños, adultos, lo acompañaron y recibieron como a un rey, con palmas y ramas, ¡Hosanna! se escuchaba, fue una entrada triunfal.

Es una tradición con aproximadamente 200 años. A las doce del día San salvador hace su entrada a la iglesia entre sonido de cuetes y música de banda, dando así, inicio a la misa que se realiza en el atrio del templo.

Fueron muchos los que siguieron a Cristo en este momento de triunfo, pero fueron pocos los que lo acompañaron en su pasión y muerte.

Lo mejor de las cosechas que le ha ofrecido al santo, es vendido en la plaza, con la finalidad de recolectar fondos para las mejoras de la iglesia, afuera en la plaza del pueblo, la gente ofrece lo mejor de sus artesanías al turismo, blusas y huipiles con bordados primorosos en hilo de seda, en el que destaca el llamado “hazme si puedes”, el deshilado, el cambalache y sus pensamientos, también figuras hechas con flor inmortal, canastas de calenda e imágenes vestidas de esta flor y para comer las empanadas de flor o de perejil, la barbacoa, las nieves, el chocolate atole, las enchiladas de coloradito, el estofado, los higaditos entre otros.

_92A9738

Mientras esto sucedía, los sacerdotes judíos buscaban la forma de meterlo a la cárcel, pues temían la forma en que lo habían aclamado al entrar a Jerusalén.

La tradición del Señor de las Cosechas, es digna de ser admirada, en San Antonino existen excelentes artesanos como Montserrat Marcela Raymundo Sánchez ganadora del primer lugar en la noche de rábanos y Laura Raymundo Sánchez segundo lugar en la categoría infantil.

A ti Dios Padre Omnipotente,

creador de todo lo material e inmaterial,

te rogamos humildemente hagas pasar tu alito de vida,

tu Espíritu Santo sobre estas plantas y tierra

de manera que sean fuertes, fértiles y vigorosas

para que lleven tu luz y amor en su interior a las personas que las consuman

y aporten la fortaleza para el sostenimiento material de la vida.

Fragmento de la oración para cuidar las cosechas y frutas de la tierra.

La cita es en San Antonino Castillo Velasco, el domingo de ramos, ubicada en el distrito de Ocotlán a 33 kilómetros de la Ciudad de Oaxaca, para llegar, en vehículo propio tomas la carretera 175, en el camino pasaras San Bartolo Coyotepec, San Martin Tilcajete, Santo Tomas Jalietza entre otros, tiempo aproximado 45 minutos, también existe la opción del taxi colectivo que sale de la central de abastos o bien la suburban que sale del centro de la Ciudad. ¡No olvides traer tu cámara! te gustará.

La reseña del domingo de ramos fue tomada del artículo escrito por Tere Vallés, fuente: Catholic.net.

 

Compartir el Artículo.

Deja un comentario