EL ALTAR DE LA VIRGEN DE LOS DOLORES.

0

Texto: Claudia Díaz Jiménez.

Fotografía: Pedro Antonio Ricárdez Vela.

El motivo principal de los altares, es la Virgen de los Dolores, que es representada con siete espadas clavadas en el corazón, que simbolizan sus siete dolores.

Primer dolor: La Virgen lleva al niño a presentar al templo, de acuerdo a la tradición judía y Simeón profetiza que su cuerpo será para la salvación o condenación de muchos pecadores y que a ella una espada le atravesará el corazón.

La conmemoración de la Virgen de los Dolores, es una tradición muy antigua que viene de la época prehispánica.

Segundo dolor: La huida a Egipto, el dolor de ver a su hijo perseguido y tener que abandonar la patria.

Esta tradición se lleva acabo un viernes antes de la semana santa y en ella, se levantan altares en las iglesias y en los hogares.

Tercer dolor: El niño es perdido y hallado en el templo, el dolor que significa para una madre perder a su hijo.

Estos altares son muy ornamentados, llevan macetas sembradas con chía, trigo (que simboliza la apariencia humana de Cristo), naranjas con siete banderitas en oro y plata (las naranjas simbolizan el corazón de María y las banderitas sus siete dolores), incienso, velas de cera, flores blancas, también llevan al pie un tapete hecho de salvado, el color que sobresale en los altares es el morado, que significa penitencia.

Cuarto dolor: Cuando camino al calvario, se lo encuentra cargado con la cruz y humillado.

La virgen es colocada en el altar, con las manos juntas, lágrimas en los ojos y siete puñales en el corazón, lleva una túnica morada, señal de que está sufriendo, en algunos altares lleva un manto blanco que significa pureza o bien un manto azul (símbolo también de sufrimiento) y después, es vestida de negro, ya como la Virgen de la Soledad, (el negro es señal de luto).

Quinto dolor: La crucifixión y agonía de Cristo.

Se colocan también cinco vi troleros con agua de sabor ( en algunos altares son vasos de agua de diferentes colores), que pueden ser de chía, limón, naranja, entre otros sabores, los cinco vi troleros simbolizan los misterios dolorosos del rosario y el agua que después se reparte, representa las lágrimas de la Virgen.

Sexto dolor: Recibirlo muerto, La Piedad.

Las familias, los amigos y el turismo en general se reúnen este día para admirar el altar de dolores, se recorren los templos del centro histórico y se realiza la visita a las siete casas, para dar paso a la procesión de Dolores que se lleva acabo el viernes santo.

Séptimo dolor: El sepulcro de Jesús.

Los católicos por la noche rezan el rosario y cantan los misterios, al terminar se disfruta de las aguas frescas y en algunos lugares ofrecen chocolate con pan y bocadillos de vigilia.

 ¡Ay dolor, dolor, dolor,

por mi hijo y mi Señor!

Yo soy aquella María
del linaje de David:
¡Oíd, hermano, oíd
la gran desventura mía!

A mí me dijo Gabriel
que el Señor era conmigo,
y me dejó sin abrigo
más amarga que la hiel.
Díjome que era bendita
entre todas las nacidas,
y soy de las doloridas
la más triste y afligida.

Fragmento del Himno de Vísperas a la Virgen de los Dolores del devocionario católico.

 La cita es en la Ciudad de Oaxaca, el viernes antes de la semana santa, esta celebración se lleva acabo en los diferentes templos de la ciudad y en todo el Estado, te invitamos a visitar los diferentes altares, es una experiencia única.

 

 

Compartir el Artículo.

Deja un comentario